19 de diciembre de 2006

La puntualidad es una virtud de los aburridos

Cuando crees necesitar un distractor, te das cuenta de que en realidad tienes demasaidos, y el que necesitas, lo necesitas para distraerte de los que ya te distraen de aquello que tienes que hacer.

Y de pronto, ya es 20 de diciembre y tengo que entregar un informe que no he hecho (eso es 50% ficción) y como siempre no estoy preocupado, es más, estoy escribiendo en mi blog. Acabo de notar que siempre lo hago cuando tengo otra cosa que hacer y que no siempre lo hago cuando debería hacerlo.

No, no estoy divagando... todavía.

Pero si estoy en esa onda de escribir un rato, para poder escribir después. Y resulta que no es cosa mía... me enteré gracias a una MUY buena página de variedades, que dicha idea que yo asumía como mía, ya había sido plasmada en palabras hace mucho, con un sentido parecido.. y mejor:

"La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando." Picasso

Y si eso no es cierto, pues entonces tendré que dudar si estoy vestido.

Aprovecharé estos momentos para dar cuenta de que efectivamente ESTOY vestido... por lo que no es necesario que te preocupes por mi salud, mal que mal, hace frío en las noches.

En todo caso, esto de dar cuenta sobre cosas importantes sólo para quién escribe, es un ejercicio al que me acostumbré hace tiempo, por ello me cuesta dejarlo, aunque intente escribir novelas.
Apropósito de eso, sé que no has leído últimanente mi blog-novela (tengo ojos con formato html y css), y la verdad eso no me molesta, porque tampoco he escrito mucho... ni poco. Excusas me sobran, (si no fuera así, daría algunas) pero no es esa la idea, ni tampoco el hecho de que también he dejado de lado LA novela. En verdad no sé con claridad cual es el punto al que quiero llegar.

Me evitaré problemas cambiando de tema.

Las vacaciones sólo le sirven a quien trabajó durante todo el año. Si tu trabajo son tus vacaciones, entonces tus vacaciones son un infierno. Así de simple. Si no te agrada... acepto comentarios (como siempre).

Y eso a título de qué, te preguntarás... y si no te lo preguntas, pues yo ya hice la pregunta por ti. A título de que se me acabó la práctica. Ya no soy profesor de nadie, ni siquiera intentándolo, y el abandonar las salas de clases, aunque sea por un tiempo corto, me produjo una angustia tremenda que, obviamente, nadie cree y nadie entiende del todo.

Disfruté muchísimo lo que hice, me encariñé (tal vez demasiado) con mis alumnos y deseé que no se acabara... Ahora, que estoy más calmado y he podido reflexionar al respecto, ya sé con seguiridad que ningún otro trabajo en el mundo me hará más feliz que hacer clases.

Lamento que este semestre haya acabado, no sólo por la práctica, sino también por otras cosas que disfruté, como el kung fu, que de todas formas seguiré practicando, eso ya lo decidí. Porque perdí la oportunidad de postular al magister en lingüística (falta de información y de preocupación)... y porque... aunque a veces lo niegue, mis sentimientos me juegan malas pasadas.

A propósito de eso... descubrí algo divertido/interesante.

Dentro de los muchos tipos de personas que existen, hay dos que guardan un cierto parecido. Los perseguidos y los soñadores. Los primeros creen que todo gira en torno a ellos y los segundos creen que todo será bello/mejor/maravilloso/genial/etc. algún día.

Tener una de esas características puede convertirte en un arquetipo, o hacer de tu vida algo interesante.

El problema llega cuando tienes ambas caracteristicas. Y... sí, yo soy soñador y perseguido. Es una paja.

La cantidad de películas que me pasé durante el semestre, la cantidad de "posibles" conversaciones que creé, la cantidad de situaciones "providenciales", o las cosas que "no pueden haber pasado por casualidad", llenaron mi semestre de altos y bajos que recordaré con un extraño orgullo, pero con mucha pena también.

En todo caso, tengo algunas cosas que no abandonaré jamás y que me recordaran lo bueno que viví:

- Pruebas (léase evaluaciones)
- Escritos de alumnos (trbajos en clases)
- Cartas con opiniones, sugerencias, etc.
- Un poema que todavía me deja perplejo (es muy bueno)
- Unos imánes
- Algunos contactos de msn
- Una grabación (audio)
- Y algunos fotologs

Según yo, no está nada de mal.

Parece que esto quedó medio... abierto... tal vez hoy no ando conclusivo

PS. El título es un cita de Evelyn Waugh

4 comentarios:

muñeka maltratada dijo...

Creo ke facilmente odemos llamarnos soñadores perseguidos, como con esperanzas negativas: ejemplo perosnal
"me gustaría tener independencia y un depto y un hermoso trabajo y una biccleta y salir a pasear con mi novio y regersar a comer fideos a la luz de las velas" (leer a maxima velocidad sin respirar). (pausa) "pero no creo ke lo logre :("

En fin, tbn me veo a ultima hora preparando algo ke sabia ke llegaría (favor leer mi ultima publicacion en el blog) y angustiadamente sufro porke creo ke reprobare (no es verdad) y luego simplemente tengo sueño, o hambre o me dedico a comentar blogs y flogs de gente a kienen nunca les posteo.

distraida o negandose a trabajar?

me doy cuenta de la variedad de micro temas, pero asi es mi dia completo. parto en un lado, salto a oro, sufro y me alegro a ratos por cosas ke primero son esperanzadoras y luego son horribles sueños rotos.

kisiera adoptar lo dicho por picasso, y de una maldita vez trabajar en lo ke me gusta (sin ke med e lata, ni tener el blokeo del ilustrador)

Nos vemos el domingo!

[peron por todas los horrores ortograficos k me niego a cambiar]

Anónimo dijo...

Mmmmm, usté va para profe de verdad, parece... ¡mire que alegrarse con los escritos de sus alumnos y extrañarlos!...Conozco a unos cuantos Cronopios que bailan Tregua y bailan Catala, luego de haber hecho sus clases, usted me los recuerda.
Tengo la impresión de que cuando se sienta a escribir su "block", en vez de escribir su informe de práctica o cualquier otro trabajo, es porque está preparándose para su proceso de creación. A mi también me pasaba lo mismo, por allá por los años60,y me sentía culposa, pero le escuché a un gran escritor decir que a él le pasaba lo mismo: antes de escribir su obra, iba a la cocina, se hacía un pan, se ponía a ver tele, después le daba sueño, y así...hasta que le llegaba la verdadera inspiración. ¡Bonito, no!.
Que le vaya bien, descanse harto que se lo merece y siga cultivando sus lindas amistades virtuales y reales. ¡Feliz año nuevo, señor Profesor!
Veterana agradecida

Anónimo dijo...

uy! corrijo falta de tilde :" a Mí...!Perdón. V.A.

Evelyn dijo...

Me alegró leerte esto que has escrito! Comparto varias de las sensaciones y apreciaciones que te pasaron (pensé que me pasaba a mi no más) Y no te preocupes, ya habrá tiempo más que suficiente para que nuestras vacaciones tengan muuuucho sentido, jejeje.
Cariños, Eve.