12 de abril de 2007

... de compromiso

No todos los días es martes. Eso debería estar claro para cualquiera... salvo para aquellos empeñados en dormir 6 días a la semena y que tienen la suerte de despertar dichos días (los martes), pero ellos son un caso aparte.

Del mismo modo, no todos los días te pasan cosas extraodrinarias, de otro modo, no recibirían esa denominación.

En el fondo, a lo que quiero llegar es al raspado del huevo revuelto que queda en la paila... y si eso no te gusta debes de ser marciano/a... o de esas personas que viven los martes... que en el fondo es lo mismo... en el fondo de la paila.

Pasando a otra cosa, quedamos adelante de "otra cosa", lo que nos deja en el espacio en blanco que se encuantra delante, ¿no es divertido?.


Yo tenía algo interesante que escribir, pero creo que ya lo escribí. Ahora, en caso de que no lo haya hecho, escribiré otra cosa, para que tengas una elección: Lo más probable es que no te haya contado, pero eso es un detalle, porque te enterarás ahora. Ya soy un profesor oficialmente (aunque me falta el diploma...) y tengo un lindo y agradable trabajo en un liceo: profesor jefe y de lenguaje. Eso por un lado.

Por otro lado, "tengo", y lo pongo entre comillas porque la veracidad del término y su correcta aplicación a la situación está en duda... "tengo" un trabajo como inspector general en otro colegio. Más horas, más sueldo... menos clases...

Y es que, y esto lo he escrito antes, nada en este mundo me hace más feliz que hacer clases, soy profesor de aula, necesito hacer clases, me lo pide el cuerpo y me lo pide el alma. Como inspector no hago clases, casi no entro a las salas... no uso delantal... yo no soy inspector... ese no soy yo.
El colegio es nuevo, todavía lo estan construyendo; mi cargo es nuevo, yo tengo que darle forma; no tengo oficina ni sala en la que "estar" o trabajar... y todavía no tengo trabajo: estoy "mirando", viendo funcionar el colegio, conociendo a los profesores, etc.

Obviamente que en estas cuantas palabras no vas a encontrar lo que siento, a pesar de que traté de que quedara claro. Lo más probable es que no me entiendas, que pienses: "estás puro webeando... mejor aprovecha la pega de inspector, te pagan bien y es una exelente oportunidad", tal vez pienses lo contrario... no lo sé, pero esta situación me ha hecho recordar una cosillas:

  • Si trabajas en lo que te gusta, no trabajarás un día de tu vida.
  • El hombre feliz no tenía camisa.
  • El dinero no hace la felicidad.

Y una pregunta: ¿es más cobarde el que escapa porque tiene miedo o el que no escapa porque teme escapar?

... es una pregunta, tampoco se trata de que se aplique 100% a mi "problema".













Hoy, en el centro, había un tipo con un telescopio... ofrecía ver Saturno a cambio de un aporte voluntario...


Fue genial ver Saturno...

6 comentarios:

Beita dijo...

yo te iba a dejar un comentario pa comentarlo mañana... pero mejor lo comentamos mañana
Da pa largo... a ver si me ayudas a entender lo q pasa alrededor.

Mabel dijo...

Sabes, en estos momentos tu brilante pregunta "¿es más cobarde el que escapa porque tiene miedo o el que no escapa porque teme escapar?" me da justo en el clavo, escapar o no escapar he ahí el dilema, maldita sea, lo único que sé es que tengo miedo.

Saludos.

PS: Te gané, escribí antes en mi blog :P.

Evelyn dijo...

Holas!
Pasaba por aquí. Te felicito por disfrutar de tu trabajo, a mi también me gusta, aunque aún no trabajo, :D, en fin.
Y, aunque pensé harto rato en tu pregunta, no le hallé respuesta. Ojalá tú si la tengas para ti.
Muchos cariños, Eve.

Sentir Miedo dijo...

Sentir Miedo
Es reconocer conscientemente la debilidad del ser humano.

El miedo se está por liberar.

Sentir Miedo dijo...

Sentir Miedo
Es reconocer conscientemente la debilidad del ser humano.

El miedo se está por liberar.

ale dijo...

tus preguntas me complican...

yo tambien quiero ver saturno :D