22 de abril de 2007

Roma ni se conoce sin oro ni se conoce sin amor

Tengo otra pregunta, que puedes creer se relaciona con la anterior, y es probable que estés en lo correcto, pero no tengo planeado darte esa satisfacción, por lo que aunque la pregunta se relacione con la anterior, negaré que dicha relación existe... si es que llega a existir, despues de todo, siempre te he considerado, querida/o lectora/o como alguien con muchísima imaginación e ingenio.

¿Qué es peor: odiar aquello en lo que se trabaja o trabajar en algo que se odia?

Y antes de que me comentes la poca consistencia de la pregunta, te ruego la leas una vez más y le des al menos dos o tres vueltas en tu mente.

¿cómo...? ¿qué la pregunta sigue siendo incosistente?... pues que tienes razón, déjame reformularla...


¿Qué es peor: empezar a odiar un trabajo que amabas o empezar a amar un trabajo que odiabas?

Esta vez si te pediré encarecidamente que leas con calma la pregunta, porque tu respuesta, que puedes dejar para ti o comparitla, dirá mucho de tu forma de ver las cosas y la vida en general.

Pero la verdadera pregunta es ¿por qué planteo la pregunta?, pues porque me he visto en la problemática -y con esto te doy la razón al creer que la pregunta se relacionaba con la planteada en la entrada anterior... muy a mi pesar- de que estoy, desde cierto punto de vista, empezando a disfrutar de mi nuevo trabajo. Lo que me parece francamente injusto, porque se me ha arrebatado el inherente derecho de todo ser humano de odiar su trabajo. Linda cosa, ahora resulta que mis dos trabajos me gustan, uno más que el otro por su puesto.

Necesito otra semana para evaluar bien la situación.


Pasando a otro plano (en este momento quien escribe se pone de pie, abre un agujero interdimensional, lo traspasa, vuelve a sentarse y continúa escribiendo), el mi blog novela hay una nueva entrada. Es relativamente breve, pero era necesaria.

Te recomiendo que la leas, la entrada en si... y la "novela" para que no te quedes en el aire con lo escrito.

4 comentarios:

Mabel dijo...

Da para darle hartas vueltas a tus preguntas.
Tratando de contestar a la primera pregunta, diré que:
Creo que hay dos palabras claves "odio" y "trabajo", depende qué énfasis se le de a cada una por separado, cuál pesa más, y también cómo se las relacione. Haciendo ese balance creo que es peor "odiar aquello en lo que se trabaja" porque en alguna medida se puede suponer que cuando empezaste a trabajar no odiabas y pasó algo que te hizo odiar, se puede suponer que te diste cuenta que lo odiabas de manera posterior, en tanto que "trabajar en algo que se odia", tienes la garantía de conocer lo que odias, y el hecho que la palabra trabajar se encuentre antes de la palabra odiar hace que el énfasis se marque más en la primera por lo que suena menos negativo “trabajar en algo que se odia”.
Esto se parece a los razonamientos con los que el Quijote se quebraba la cabeza "La razón de la sin razón..."
Ya me dejo de escribir tonteras.
Cuídese
Nos vemos.

Feñi dijo...

Pienso igual que la Mabel. Además, al trabajar en algo que se odia existe -según yo- la posibilidad de que en algún momento lo odiado comience a ser querido. Pero cuando la decepción viene después de firmar el contrato, no hay mucho que hacer.

Padyta dijo...

odio trabajar!!,si lo se, suena a "pucha la cabra floja" pero hacer algo qeu te permita vivir no necesariamente debe denominarse trabajo, sino que si se puede vivir de las distintas cosas que sabes y quieres hacer...sin embargo son muy pocos los que tiene este privilio.
saluditos

Siegfried Emmelmann dijo...


That is a really good tip particularly to those new to the blogosphere. Brief but very precise information… Thanks for sharing this one. A must read post! all of craigslist