19 de marzo de 2015

e come il fiume trova la via al mare

No sé quién soy.

Pero no lo digo como se suele entender: puedo reconocerme en fotografías y en el espejo, respondo al llamado del nombre que se supone es mío, estoy consciente de mi existencia en este mundo y de lo que hago en él.

El problema es que no sé quién soy. Porque he leído tantas veces que somos la suma de todas nuestras decisiones, que somos lo que somos por la vida que hemos llevado, que somos la suma de la gente que hemos conocido y que hemos considerado importante, y que hemos dejado influenciernos... en ninguna de esas frases dice que somos nosotros mismos.

En capítulo 19 de la segunda temporada de los Simpsons, Lisa conoce al maestro Bergstrom. Éste al irse, le deja una nota con la que le asegura que cuando se sienta sola sin alguien en quien confiar, sólo debe leerla para sentirse mejor.


 La nota dice :"Tú eres Lisa Simpson"

Hay ciertas cosas que vale la pena mencionar: Lisa tiene 8 años, por lo que es natural que se sienta intimidada por el mundo que la rodea y afectada por lo que ella considera el abandono del maestro Bergstrom. También que Lisa es un dibujo animado... pero dejando eso aparte, la situación es bien familiar para mi, no porque yo haya recibido un nota de parte de un profesor diciendome que yo soy yo, pero si he me ha tocado recibir la reafirmación de mi ser gracias a un agente externo.

Aparentemente, yo soy más para alguien de lo que soy para mi.

Evitaré confusiones. Cuando uso la primera persona, no lo hago para que tú entiendas que hablo de mi, quien redacta, ni tampoco para que entiendas que hablo de mi, el blog, ni que entiendas que hablo de mi, yo. Lo ideal es que la lectura del texto en el que se usa la primera persona funcione para que te sientas identificado(a) con lo que escribo, digo, con lo que lees.

No sé quien soy, pero parece que la gente que me conoce si lo sabe.

La reafirmación del "yo" viene de agentes externos al "yo", por lo que no importa que yo no sepa quien soy porque otros lo saben.
Tristemente, vivimos en un mundo, en un tiempo en el que las cualidades personales, las ideas, las cosas que nos hacen ser quienes somos, todas dependen de agentes externos. ¿Qué pasó con el ser feliz simplemente porque sí ¿De dónde viene esa necesidad de reforzar la identidad propia mediante externalizaciones que no reflejan dicha identidad? ¿Dónde quedamos nosotros?

Tú y yo, que leemos esto, tú ahora y yo tambien ahora, aunque nuestros presentes sean distintos; quién soy y quién eres no depende de otros, por eso la nota para Lisa es importante, porque no dice que es buena niña, que es inteligente, que es popular, la nota no dice que escribe bien, no dice que sus fotos son lindas, la nota no dice que tiene seguidores, ni muchos amigos, la nota ni siquiera dice que es una niña, no dice que es mujer, no dice que es persona, la nota solo dice su nombre, porque, en el caso de Lisa, su escencia está en su nombre, porque no hay otra Lisa Simpson.

No sacas nada con alegarme que es un dibujo y que no entiendes la relación que puede haber entre una cosa y la otra. Lo primero porque yo ya aclaré eso y lo segundo porque lo explicaré a continuación:
 Tú no eres quien eres por tu historia o por tus decisiones. No eres quien eres por tus amigos ni por tu familia. Tú eres quien eres porque eres tú, y como tú no hay nadie más.
 Yo no sé quien soy, pero sé que no hay otro como yo.


PS. Bergstrom es un agente externo, pero su reafirmación de la identidad de Lisa es inexistente sin Lisa dándose cuenta de que es ella más importante que lo que la nota dice.
PPS. No debería estar escribiendo esto porque yo suelo asumir que mis lectores(as) me entienden, y si no lo hacen me piden aclaraciones, pero lo escribí.
PPPS. si tú sábes porqué lo escribí, por favor dime, que la razón o razones, por ahora, se me escapan.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pregunto a que viene esto. Lástima que al parecer tampoco lo sabes, pero estoy de acuerdo con algo que escribiste, no hay nadie como tú.

Anónimo dijo...

Quizá nunca sepas bien quién eres, yo por ejemplo no tengo idea quién cresta soy, la verdad y siendo bien sincer@ siempre me pregunto eso, sobre todo cuando debes tomar decisiones que terminan definiendote cuadradamente. Me gustó lo que acabo de leer.

Anónimo dijo...

No me gusta generalizar, pero creo que esto le pasa a la mayoría de las personas. Supongo que son etapas, a todos nos nace la duda o la interrogante de quienes somos.

PS: Me encanta la forma en la que escribes.

Plerematico dijo...

No todo tiene que "venir a algo", muchas veces las reflexiones nacen por generación espontánea.

O tal vez la razón es simplemente complicada de identificar.

Eso es lo que pasa, nunca estamos del todo seguros, por eso las crisis, los temores, las depresiones o las máscaras.

Siempre es interesante tocar el tema de la identidad.

Curioso que decidieran comentar desde el anonimato :)

Plerematico dijo...

Para evitar la generalización fue el uso de la primera persona, y de la segunda en los momentos apelativos.

Pero es cierto: a todos nos pasa alguna vez.

PS. Gracias :D

Anónimo dijo...

Roberto, siempre he pensado que eres tan ambiguo, tu persona me causa misterio